0

Coricancha: templo inca, museo y convento de Santo Domingo

Explora el Coricancha, el principal templo durante el Imperio Inca. En este post te explicamos sobre su historia y los secretos del más importante centro de adoración Inca. Recorre las calles precolombinas de la ciudad de Cusco y visita uno de los templos incas más importantes que fueron construidos durante su apogeo. Coricancha, el Templo Inca del Sol, fue uno de los más sagrados y respetados construcciones durante el gran imperio Inca.

Coricancha

El Coricancha no sólo resplandecía por su despampanante belleza de sus construcciones, también fascinaba y merecía ser reverenciado por lo sagrado que era el lugar y por las divinidades que resguardaba en su interior. Durante el periodo Inca sólo pocos privilegiados podían ingresar hasta sus interiores, los cuales entraban en ayunas y descalzos. Debido a su importancia, el Coricancha fue construido con piedras finamente unidas y con una precisión impresionante que le dan una estética sobria hasta hoy en la actualidad.

La primera impresión del Coricancha probablemente le llame poderosamente su atención por el imponente edificio católico ubicado sobre los cimientos de la construcción Inca. Durante el tiempo de la conquista, el templo fue destruido y saqueado. Y sobre esa base, se construyó la iglesia y convento de Santo Domingo, lo que hace que en la actualidad este atractivo turístico sea considerado, además, un símbolo de la mezcla de las arquitecturas Inca y española, siendo visitado por millones de personas al año.

Descripción de Coricancha

El Coricancha fue uno de los templos más emblemáticos que se construyó durante el periodo del Inca Wiracocha en el siglo XIII aproximadamente. Pero, durante el gobierno del Inca Pachacútec, fue embellecido a su máxima plenitud, y en este mismo periodo alcanzo la máxima reverencia por los habitantes del Tahuantinsuyo.

Koricancha

Los finos acabados de sus muros expresan el máximo nivel de ingeniería que se alcanzó durante el periodo Inca. Las construcciones de sus muros fueron encajadas perfectamente sin el uso de ningún tipo de mortero, la misma que hoy en día asombra a todos los visitantes que recorren sus callejuelas y salones. De acuerdo a los cronistas las paredes de sus muros estaban recubiertas con gruesas láminas de oro y estaba techado con la paja más fina de los andes peruanos.

Pero, tras la invasión española el templo del Coricancha fue completamente saqueada, quemada y destruida. Y sobre los cimientos de este lugar sagrado se levantó el templo de Santo Domingo, la misma que hoy en día es visitado por viajeros en busca de historia y cultura.

Historia de Coricancha

A lo largo de los años se han realizado innumerables estudios sobre el Coricancha y el templo de Santo Domingo, donde las investigaciones coinciden de que el Coricancha ya existía desde antes de la época inca. El nombre con el que se le conocía inicialmente era el Inticancha (Templo del sol) y los muros preincas probablemente pertenecen al asentamiento de los Ayamarcas.

Coricancha y Templo de Santo Domingo

Durante el mandato del Inca Pachacútec se embelleció la ciudad del Cusco y de igual modo el Inti cancha, en este mismo periodo cambia de nombre el Inti Cancha a Coricancha. En el nuevo recinto del Coricancha se edificaron grandes muros con los más finos acabados de todo el imperio Inca. De hecho, estaban revestidos con láminas de oro, plata y piedras preciosas. Las instalaciones del Coricancha albergaban los adoratorios de las diferentes divinidades de los Incas. Y los más importante fueron el adoratorio al sol decorado con oro y el de la Luna recubierto con láminas de plata.

Durante la colonia el templo fue propiedad de Francisco Pizarro, luego fue asignado a la orden de los dominicos quienes edificaron la iglesia y convento de Santo Domingo. A lo largo de los años ambas construcciones han sufrido 3 terremotos de gran magnitud, las construcciones del templo de Santo Domingo han sufrido daños considerables en sus estructuras más no las construcciones Incas. Por ende, el Coricancha sigue intacto hasta nuestros días.

¿Qué ver en Coricancha?

En Coricancha podrás recorrer sus increíbles construcciones a través de sus pasadizos. Los mismos que te conducen a través de la historia hasta los bellos jardines que datan desde la época Inca.

Que ver en Coricancha

Adoratorio al dios Sol

Uno de los espacios más importantes y sagrados del Coricancha, fue el adoratorio donde se exhibía la representación del dios Wiracocha. A su vez este lugar era resguardado por las mamaconas o sacerdotisas del sol. De igual forma, el acabado de los muros y el piso estaban hechos de forma impecable. Y, por lo tanto, hoy día los viajeros quedan sorprendidos con la magnitud de precisión que manejaron los Incas con las piedras.

Adoratorio del Arcoíris

En este lugar del Coricancha se podía distinguir la forma de un arcoíris, astro que era venerado en la época de los incas. Según la historia, este lugar sagrado antiguamente estaba recubierto con paneles de oro en todos sus muros y en uno de ellos claramente se podía observar al arcoíris con sus colores naturales.

El recinto de las Estrellas

En el templo del Coricancha no sólo se adoraba al dios sol, sino también se rendía culto a las grandes constelaciones de las estrellas. En efecto, las estrellas eran como las servidoras de la luna e hijas del dios Sol. De igual modo, de acuerdo a la creencia andina las estrellas del universo representaban la carencia de la Pachamama, como los animales y los productos.

Por ejemplo, en la parte central del Templo de las Estrellas se observa una hornacina ceremonial donde se aprecia esculturas en bajo relieve. Finalmente hay quienes dicen que esta hornacina se relaciona directamente con la salida del sol durante el solsticio de invierno.

Altar de los sacrificios

Según se cree, en este altar ceremonial se debían celebrarse sacrificios humanos para pedir el favor de los dioses, denominados Apus, los incas rendían culto al dios del agua, que en conjunción con el dios Sol, el Inti, fertilizaba a la diosa Tierra, La Pachamama, madre de las mujeres y hombres andinos. De hecho, el altar de los sacrificios está ubicado muy próximo al recinto del arcoíris y en el piso claramente se puede visualizar orificios bien hechos que probablemente servían de drenaje durante los sacrificios.

Recinto del rayo

A lo largo del Coricancha existen lugares sagrados donde se reverenciaban a las deidades del Tahuantinsuyo y uno de ellos era el adoratorio del trueno o relámpago. A ella se ingresaba a través de tres diferentes puertas las mismas que tenían finos acabados. Durante el culto al dios trueno o relámpago (illapa) se ofrecían ofrendas de animales, e incluso en las épocas más difíciles los sacrificios eran con niños o niñas.

Pasadizo Sagrado

Es el pasadizo que conducía al recinto más importante del Coricancha, aquí es donde se rendía culto al dios sol o inti. Las paredes de sus muros estaban finamente acabados y decorados cuidadosamente. De hecho, lo más destacado era la piedra de los 24 ángulos labrada a la perfección. Y hoy en día este lugar es el más concurrido y fotografiado por los visitantes.

La fuente ceremonial

El Imperio Incaico, a lo largo de su historia, tuvo reconocidas deidades como el Inti (Sol), Pacha Mama (Tierra) e Illapa (Rayo). Y para poder venerarlos existían fuentes ceremoniales de gran importancia donde se les rendía culto. Sin duda, en el Coricancha existe una fuente sagrada donde se rendía culto al dios sol. Durante las ceremonias en esta fuente se vertía la chicha de jora para el dios sol o inti.

Jardines Sagrados del Coricancha

Talvez en su época fue uno de los lugares más bellos y mejor decorados con lo mejor de la fauna silvestre y estatuas de oro y plata. De acuerdo a los cronistas los jardines del Coricancha son los que en verdad embellecían a este monumento y le daban la importancia que tuvo durante la cultura Inca y la colonia.

Jardines sagrados del Coricancha

De hecho, hoy en día sigue embelleciendo al templo de los dominicos Santo Domingo y al museo de sitio del Koricancha. Y en tu próximo recorrido por el Coricancha, el templo de Santo Domingo y el museo de sito del Korincancha aún podrás ver los restos de los jardines sagrados de la época inca.

Visite el Coricancha

El Coricancha se encuentra en el centro histórico de la ciudad del Cusco, por ende, es de fácil acceso desde cualquier punto de la ciudad, más aún si estás en el centro histórico de la ciudad. El templo de Santo Domingo esta se ubicado en Ahuacpinta 659-A la misma puerta del templo da acceso al Coricancha.

Las instalaciones del Coricancha están abiertos todos los días al público desde las 9:00 am a 5:00 pm. Los domingos y los feriados abierto para el público desde las 14:00 horas a 17:00 horas. Solo en fechas festivos excepcionales puede estar cerrado al público. Se puede llegar caminando desde la Plaza de Armas del Cusco en 5 minutos. De hecho, durante el City Tour Cusco deberás trasladarte caminando desde la Catedral del Cusco (Plaza de Armas) al Coricancha.

Museo de Sitio del Coricancha

El museo de sitio del Coricancha es un pequeño museo que posee cinco salas donde se exhibe y explica didácticamente la historia de los antepasados que habitaron el valle del Cusco, con piezas pre-incas, incas y coloniales, en su mayoría procedentes de las excavaciones efectuadas en la explanada del Coricancha.

De hecho, el museo exhibe una colección de objetos arqueológicos hallados en la explanada del Coricancha tales como ceramios, objetos líticos y metalúrgicos, así como de las trepanaciones craneanas y momias. También se puede apreciar maquetas de lo que pudo haber sido el Coricancha en su época de apogeo.

Dónde se ubica y cómo visitarlo el museo de sitio Koricancha

El museo de sitio del Koricancha se ubica debajo de la explanada del gran templo de Santo Domingo y Coricancha. Por la privilegiada ubicación es de fácil acceso desde cualquier punto de la ciudad. Desde la plaza de armas de la ciudad de Cusco se puede llegar caminando en 5 o 10 minutos.

Los horarios de atención del museo de sitio de Koricancha es de lunes a sábado de 8:00 a 17:00 horas y los domingos desde las 14:00 horas a 16:00 horas. El costo de ingreso es de s/.10.00 soles si no cuentas con el Boleto Turístico General Cusco. En el caso de contar con el BTG el costo es gratis porque ya viene incluido en el BTG Boleto Turístico Cusco 2022.

Convento o templo de Santo Domingo

Cuando finalmente los españoles arribaron a la ciudad del Cusco empezaron a implantar la religión católica. Pero la gente andina era fiel a sus costumbres y tradiciones y no era nada fácil convencerlos cambiar sus creencias a la religión católica. Justamente por esto se empezó a saquear y a destruir los lugares sagrados de los Incas y uno de ellos fue el Coricancha.

El Coricancha fue cedido por Juan Pizarro “hermano de Francisco Pizarro” a la congregación de los dominicos en el año de 1534. De hecho, los dominicos construyeron la iglesia sobre los cimientos del lugar sagrado y la construcción del templo tomó en promedio 100 años La misma que perdura hasta la actualidad.

A lo largo de los años los terremotos que sucedieron en la ciudad del Cusco dañaron sus construcciones gravemente. Y la nave del templo que se ve en la actualidad fue reconstruido en más de una ocasión. A pesar de todos los terremotos, y el paso de los años las construcciones Incas del Coricancha siguen intactas.

Qué ver en el Templo de Santo Domingo

• La increíble arquitectura barroca que adorna la nave principal del templo, la misma que puede ser visto desde el exterior.
• Finos lienzos o pinturas de la escuela de Bellas Artes de la ciudad de Cusco. Los más destacados son; la vida de San Vicente Ferrer y la vida de Santo Domingo de Guzmán.
• El increíble púlpito barroco del templo.
• Los increíbles arcos coloniales del templo.

¿Es posible visitar el Templo de Santo Domingo? Si se puede visitar el templo de Santo Domingo en ciertos horarios. También está abierto para las misas matinales y nocturnos a lo largo del año. Y no está permitido tomar fotos y filmar en las instalaciones del templo.

Déjanos un Comentario